Día: 11 de enero de 2021

El tirano impone, el humano convence o evade

El último día del año escribí un artículo relacionado con el Covid19 titulado “Totalitarios vacuneitors”. Por ello, hoy me gustaría haceros una serie de reflexiones sobre ese tipo de sujetos relacionadas con unas situaciones que he podido vivir en primera persona durante estos días.

El totalitario es siempre totalitario y cuando directamente piensas de diferente manera, automáticamente para él eres un ignorante o como en este caso a este hecho te pueden añadir la etiquetita de ‘antivacunas’. Las cosas que tiene la vida: unos cuantos de aquellos que se jactan y sacan pecho catalogándose como demócratas’ hoy nos pretenden meter con calzador la vacuna por medio de la imposición a todo aquel que en la actualidad no está dispuesto a ponérsela. A estos gañanes les diré que se puede discrepar sobre algo moral, es totalmente respetable, pero la imposición, va relacionada con los regímenes totalitarios.

Si tú no piensas como yo o yo no pienso como tú, para algo está debatir sanamente sin estigmatizar a alguien de una cosa u otra y cualquier persona con dos dedos de frente cuando debates con ella, lo que intenta hacer es convencer a alguien sobre algo, mucho antes que imponer o atacar a alguien por opinar de una manera completamente antagónica.

Si existe gente reacia a ponerse la vacuna del Covid19, se debe a todas las mentiras e intereses obvios que hay dentro de las diferentes instituciones que hay en todo el mundo. Se cuentan muchas mentiras por parte de unos y de otros y se desinforma en exceso.

La mentira en todas sus variantes, trae consigo la desconfianza de la gente racional y que no es borrega. Cuando mientes a alguien te llames Presidente del Gobierno, Farmacéuticas u Organismos de todo tipo, no te esperes ganar credibilidad el día que seas realmente seas honesto. 

Hay cosas que son obvias como 2+2 = 4 pero hay otras que dependen de unas variables en las que, en más de una ocasión, unas informaciones pueden contradecir a otras y gracias a este hecho, luego podemos generar un conflicto tan grande como la Guerra Civil entre las contaminaciones informativas de unos y de otros. El tirano que se cree lo que dicen instituciones politizadas y trata de imponer esos dogmas es tan totalitario como el que defiende con ahínco a un partido político.

El ser humano con dos dedos de frente te intentará convencer y habrá en ocasiones que pudiera ser que lo consiga y en otras, sea un ser con actitud dictatorial que nos quiere establecer como verdad algo incorrecto o un moralismo. A este tipo de gente con la que no se puede razonar, lo hay que hacer es evadirse de ella porque luego puede pasar lo que acaba pasando: te enemistas con alguien por culpa de ‘la política’, ya que inclusive temas como el Covid cuentan con su parte política.

Este es mi primer artículo del año 2021 y con el cual quiero desearos a todos hoy 11 de enero, una feliz entrada de año. Mi consejo inaugural es que mandéis a freír espárragos a todo aquel totalitario que se cree sabiondo y acaba siendo un pobre ignorante en posesión la verdad absoluta, es el mejor consejo que os puedo hacer como regalo ‘postnavidad’ a todos vosotros.

Artículo de Jonathan Turrientes recogido del medio de opinión Minuto Crucial

error: Content is protected !!
0
    0
    Your Cart
    Your cart is emptyReturn to Shop